No cometas el mismo error que yo…
Cómo el yoga salvó mi boda

Te levantas el día de tu matrimonio y miras perdidamente al techo y te das cuenta que no estas relajada, para nada. Sientes que los nervios van de subida, haces una lista mental de las cosas que te faltan por hacer hoy, lees tus mensajes de texto, le respondes a tu wedding planner y te sientes absolutamente abrumada. Esta era yo, en Playa del Carmen, Méjico, hace un par de años. Había embotellado todos mis sentimientos por meses, y de la nada, decidieron salir en explosión. Traté de mantener la calma, por que ¿quien quiere ojos hinchados y cara llorosa en las fotos de matrimonio? Pero les cuento que no funcionó. Lloré y mucho esa mañana. Solté todo el estrés que había acumulado, le hablé a mi pareja de mis miedos y de lo que sentía. Y soy tan afortunada, que recibí ese abrazo de él que cura todo.

Yo había practicado yoga y meditación por casi 10 años, pero dejé mi practica a un lado mientras planeaba mi matrimonio porque sentía que no tenia tiempo. Pero claro, sí había tiempo para estar en Pinterest por horas y mandarle fotos a mis hermanas y amigas con las famosas preguntas, “¿y que opinas de este?”, o “¿cual te gusta más?” Después me pregunté, ¿sabiendo el estrés que produce planear un matrimonio de destino, por que no fue igual de importante mi yoga que decidir la paleta de colores o quien se sienta donde? Yo sabía los increíbles beneficios de hacer yoga y los había vivido personalmente, pero perdí el enfoque en lo interior y me enfoqué en todo lo exterior.

Si pudiera hacerlo todo de nuevo, mi prioridad hubiera sido gozarme cada instante de la loca experiencia que es planear un matrimonio. Hubiera seguido con mi practica de yoga hasta el último instante, y hubiera invertido más tiempo preparándome emocionalmente y espiritualmente para esta transición de vida, en vez de pasar horas cogiéndome los gorditos e imaginando ser un poquito más flaca, con pelo sedoso y piel de bebé.

Yo sé, a ciencia cierta, que mi experiencia ese día hubiera sido diferente si me hubiera enfocado en mi.  Seguramente no me hubiera importado tanto que mi bouquet me pareció horrible, o que se nos acabó el tequila en mitad de la fiesta, o que se me cayó una pestaña postiza y no me la pude volver a poner. Mirándolo hoy, fueron pequeñeces y no ameritaban tanta atención y estrés que me causaron en el momento.

Por otro lado, el matrimonio salió espectacular, el sitio tenia una energía mágica. Nuestra familia y amigos pasaron felices, y nosotros también. Me casé con un hombre que me hace inmensamente feliz y es mi compañero de vida. En otra ocasión les contaré nuestra historia, es chistosa, tiene drama y se resume a un re-encuentro con aguardiente que cambió el rumbo de nuestras vidas.  

Sin embargo, agradezco inmensamente que viví esa montaña rusa de sentimientos durante nuestro matrimonio, porque Yoga Brides tomó vida ese día. Me empecé a imaginar un programa de yoga y meditación para novias que les cambiaria la vida. Dos años después de mi matrimonio, se volvió una realidad. Fundé Yoga Brides y diseñé el programa de mis sueños, donde la base es el yoga, pero donde incorporo otras prácticas que han sido útiles para mi y para muchos en su camino de vida. Tengo el lujo de acompañar a las novias durante el proceso de organización de su matrimonio, y me enorgullece saber que la transformación que viven es increíble. Se sienten más presentes, calmadas y listas para gozar el matrimonio como siempre se lo habían imaginado.

Gracias,

Deja un comentario

Más artículos

¿Quieres casarte este 2021?

No dejes que nada se interponga entre tu y tu gran día. En un máximo de 4 meses, tu boda totalmente organizada y con un equipo de profesionales a tu servicio.

DESCARGA GRATIS

LA MEDITACIÓN GUIADA

No dejes que el estrés te impida disfrutar de la organización de tu boda. Aprende a desconectar para conectar de nuevo. 

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la meditación guiada: